Las fantasías oníricas de
SERGIO BUSTAMANTE

Los sueños del artista plástico toman forma en piezas escultóricas, pictóricas y de joyería

Atravesar el umbral de la galería de Sergio Bustamante significa traspasar los límites terrenales para llegar a un espacio fantástico donde cobran vida personajes oníricos llenos de color.

Ingresar a la dimensión Bustamante es entrar a un mundo en que sobran las palabras y se agitan los sentidos. Es recorrer el camino de lo conocido hasta llegar a la zona de lo inesperado, de la imaginación, de lo quimérico.

Aquí los sueños cobran vida y se pasean entre vitrinas, pedestales, jardines y escritorios en busca de un lugar para posarse. La fantasía vive en la madera, se asoma entre las rocas, se coloca en las paredes y se instala en cuellos, manos y dedos.

Quienes visitan la Galería de Sergio Bustamante en Tlaquepaque entablan una conversación con seres de rostros triangulares, o permanecen frente a frente a entes de grandes proporciones y escuchan los susurros que emiten las piezas escultóricas en metal y resinas que se exhiben en el espacio. Las piezas pictóricas que ahí se observan capturan la geometría contenida en cada parte de la humanidad. El artista transforma en trazos rombos, cubos, círculos y cuadrados y narra con ellos historias de peculiar encanto.

Bustamante está de estreno con su colección 2018 que lleva por título “Los Iconoclastas” y en cuyo nombre se oculta el objetivo certero y directo, ése que hace alusión al rechazo de normas, a la reinvención del arte y de la imaginación y al descubrimiento de nuevas formas de expresión.

“Los Iconoclastas” representan a la libertad y a la persecución y el rechazo al mismo tiempo: libertad creativa que permite la invención de nuevos mundos, pero también habla de una persecución y un rechazo a lo cotidiano, a lo ordinario, a lo común, a lo conocido… a lo preestablecido. En esta colección, el artista entabla un diálogo cargado de intimidad que se aleja de lo convencional, lo reconstruye, lo transforma y lo reestructura para ubicarlo en la corriente minimalista sin olvidar lo fantástico y onírico que lo ha caracterizado desde sus comienzos como diseñador, escultor y pintor.
Bustamante se divierte al retomar los íconos del pasado y los replantea, pero ahora –asegura el artista- “sin tanto adorno”.

Recorrer los pasillos de la galería Bustamante es viajar a través de la imaginación y permitir que el amor, la reflexión, la crítica y el ingenio se combinen para dar forma a piezas como “El Adivinador de Mentiras”, “El Manto”, “El Amoroso II”, “La Reflexión” y “El Muro”, entre otras.

Pero no sólo esculturas y piezas pictóricas conforman el trabajo del creador, ya que también está el espacio de joyería en que se pueden adquirir desde anillos de compromiso hasta argollas matrimoniales, mancuernillas, anillos, aretes, broqueles, pulseras, cadenas y collares.

Oro, chapa de oro, plata y plata y caucho son los materiales que Sergio Bustamante emplea para darle forma a las joyas.

GALERÍA SERGIO BUSTAMANTE

Tlaquepaque, Puerto Vallarta, Los Cabos, Ciudad

de México, Independencia #238, Col. Centro

Tlaquepaque, Jalisco

3639-5519

 

www.coleccionsergiobustamante.com.mx